Como recordarás después de venir a mi casa, al día siguiente ya no me escribió para saludarme, ni al otro día tampoco. Así que lo hice yo, y ya le pregunté extrañada, por qué no me había escrito, y si quería que nos siguiéramos viendo y continuar hablando o no… a lo que él me contestó que “por qué preguntaba eso”… y cuando le comenté que parecía que ahora no quería saber más de mí, me contestó “que no tenía por qué ser así”.

Ahora es cuando me pregunto cuanto tiempo debo esperar para conversar con él, para contarle que voy a mejorar, y de que esa persona que piensa que soy yo, es en realidad una enfermedad, ya me estoy tratando con una psicóloga y pronto un psiquiatra, quisiera que el este ahí en mi recuperación, al menos saber que mi mejor amigo está conmigo, pendiente. Y después quien sabe volver a enamorarme de él porque me lo puedo proponer ya que me considero una persona muy leal…
×