Finalmente volvimos a vernos, y nuevamente sentí que él se sentía a gusto conmigo, y de nuevo tuve la sensación de que era importante para él. Todo fue bien de nuevo, todo normal durante un mes, así que no di importancia a aquel hecho puntual ni él tampoco, pero luego de haber estado en mi casa y haber tenido sexo (todo fue muy bien, fue muy cariñoso, todo fue muy bonito, la verdad, y creo que por ambas partes el sexo fue bueno), así que a mí no se me pasaba por la cabeza que no volveríamos a vernos. No había ninguna razón aparente para que él no quisiera volver a saber nada de mí. Pero sucedió. Al día siguiente de haber estado en mi casa ya no me escribió para saludarme… Me extrañó…porque hasta ese momento nos escribíamos todos los días y solía ser él quien me saludaba por las mañanas… Pero ya no lo hizo… Me pareció raro… Pasó otro día y nada… Así que lo hice yo, extrañada y le pregunté qué pasaba, si no quería volverme a ver, por qué no me había escrito, que yo sí que quería conocerle más y seguir viéndonos, pero que él qué pensaba, que me dijera qué quería hacer él… etc.
Ahora es cuando me pregunto cuanto tiempo debo esperar para conversar con él, para contarle que voy a mejorar, y de que esa persona que piensa que soy yo, es en realidad una enfermedad, ya me estoy tratando con una psicóloga y pronto un psiquiatra, quisiera que el este ahí en mi recuperación, al menos saber que mi mejor amigo está conmigo, pendiente. Y después quien sabe volver a enamorarme de él porque me lo puedo proponer ya que me considero una persona muy leal…
×