A pesar de que parece obvio, las parejas que no logran salvar su matrimonio son usualmente aquellas que no están comprometidas a hacer que éste funcione. Cuando tomas la decisión de comprometerte, habrás decidido hacer el duro trabajo que es necesario para salvar tu matrimonio. Pero cuando dudas y piensas en cómo habría sido si te hubieras casado con otra persona, o cómo te gustaría que tu vida hubiese sido diferente, por lo general no tienes la capacidad de generar un impulso suficiente como para reparar la relación.
Elimina todos los sobrenombres, deja de apuntar con el dedo, de culpar y de avergonzar. Una relación tóxica no puede prosperar. Los arrebatos de enojo alejan el amor y la confianza de la pareja. En vez de eso, responsabilízate por tus sentimientos y tu frustración enfocándote en por qué la acción de tu pareja te afecta. Reemplaza el "tú" de "tú siempre haces eso" por el "yo" de "cómo me siento yo cuando...".
He creado los recursos que necesitas para salvar tu matrimonio. Lo he hecho para que puedas acceder a la información desde cualquier lugar del mundo, a cualquier hora del día o de la noche. He garantizado que va a funcionar. Sin embargo, la decisión final es tuya. Solo tú puedes decidir si tu matrimonio vale la pena el pequeño esfuerzo necesario para darle la vuelta. https://www.youtube.com/watch?v=5UG32mTipBY
Marina, me encantó tu artículo, he buscado en muchas paginas pero sólo el tuyo me llenó de esperanza, me gustaria que leyeras esto. Tengo una relación de 4 años con mi esposo y tenemos una bebita. Justo hoy me ha dicho que yo estaría mejor sin el y que quiere irse a su ciudad de origen por que no se adaptó a mi ciudad y no le gusta pero no me pide que me vaya con él, sólo quiere irse y mañana vamos hacia su casa por cuestiones familiares y se quedará allá, sufro muchísimo porque soy muy controladora y lo agobio demasiado. Quiero que vuelva y aún no se ha ido. Esta al lado mío y quiere irse y yo siento mi alma destrozada. Realizar e el plan con mucha fe en que funcione. Gracias!
×