Habla con tu pareja. Si has llegado a un punto en que es necesario salvar tu matrimonio o relación, probablemente tu pareja ya sea consciente de la existencia de un problema. No obstante, si no han hablado al respecto, es necesario comenzar a hacerlo. Lo mejor es hablar en un momento en que ambos estén tranquilos de modo que puedan conversar en lugar de gritarse mutuamente.[5]
Enfócate en los patrones. En lugar de culparse entre sí, consideren la manera en que los patrones de cada uno han dado lugar a los problemas. Por ejemplo, quizás continuamente olvidas llamar a casa para avisar que llegarás tarde, y tu pareja se molesta cuando no llegas a tiempo. Por consiguiente, la castigas la próxima vez al no llamar a casa, lo que se convierte en un patrón cíclico. Al mencionar esto, enfócate en la manera de solucionar el problema, como al decir “Trataré de llamar a casa si tan solo puedes perdonarme las pocas veces que lo olvide, o quizás puedes enviarme un mensaje de texto casi al final del día para ser más consciente de la hora”.[11]
Jesús puede transformar el amor humano, el amor de esposos, el amor que se agota y transformarlo en un nuevo amor, con mejor sabor, aroma, Y textura. Un amor verdadero y para siempre como lo hizo cuando transformó el agua en vino (Juan 2 1-11). En el milagro de las bodas de Cana la Santísima Virgen María, intercedió ante su hijo para que lo que era imposible y sin explicación solo Dios podría hacerlo. En tu situación, en tu dolor, La Santísima Virgen puede interceder para que Dios restaure tu corazón agobiado, tu familia lastimada y herida, el corazón de tu cónyuge, de tus hijos y de todos tus familiares y seres queridos.
El error que muchos hombres cometen cuando están intentando recuperar una relación es el de pensar que existe una técnica “mágica” o alguna frase perfecta que los hará recuperar el amor de su ex pareja, cuando esto no es así, de lo que realmente debería preocuparse un hombre que quiere recuperar una relación es de HACER LAS COSAS BIEN y tener paciencia.
Le he dado espacio, he dejado pasar días para no agobiarle por si estaba enfadado. He esperado una semana a ver si me contactaba… pero no. Nada de nada. Dejé pasar unos días más y le he vuelto a escribir yo, intentando ser amable y dejando la puerta abierta. Me contestó y fue cordial, pero desde entonces vuelven a pasar los días y sigue sin escribirme…
En un resumen, empecé una relación hace dos años y medio siendo una persona depresiva y con ansiedad(aproximadamente unos 7 años con estos problemas), fue mi primer novio, él es 7 años mayor a mí, es una persona alegre, y con mucha energía, por mi irritabilidad lo empezaba a tratar mal, parte de mi irritación era de que salíamos a los mismo lados, el control de mi madre sobre mí, la inseguridad sobre su fidelidad, un ejemplo de esto fue al inicio de la relación, donde le daba “me gusta” a fotos de muchas mujeres, aun así decidí olvidarlo porque pensé “los hombres son así” además de que recién nos estábamos conociendo… después también le descubrí que cuando salía con sus amigos habían mujeres, lo cual no me contaba, y ahora último es que ya no me sentía “enamorada” donde creo todos esos factores que cuento, jugaron para borrar ese sentimiento… De ahí él me trataba muy bien, lo mejor que él podía ya que él también tenía su carácter pero era muy bueno conmigo y se notaba que me amaba mucho.
Si tu matrimonio se está derrumbando, estos cinco pasos te proveerán un camino claro para salir de la oscuridad y le darán un nuevo comienzo a tu relación. Hay parejas que con estos cinco pasos han sido capaces de revivir el amor y de disfrutar nuevamente de la compañía del otro. Incluso si tu situación parece irreversible, no te rindas. Un futuro mejor está más cerca de lo que piensas.
Si tienes una sensación angustiante de que tu relación está en su peor momento, es hora de reflexionar y tratar de salvarla. Para ello, tú y tu pareja deberán determinar el problema o los problemas que los afectan, así como una solución para ellos. También será necesario que se brinden amor mutuamente y se reconecten con lo que sentían en el pasado.
×